Move Commons Sin ánimo de lucro, Reproducible, Reforzando los Bienes Comunes Digitales, Representativo

Move Commons Sin ánimo de lucro, Reproducible, Reforzando los Bienes Comunes Digitales, Representativo

USO DE IMAGENES DE LOS MIEMBROS DE EXTAMPAS FLAMENCAS

Creative Commons License Fotografías e imagenes de los componentes de Extampas Flamencas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.

martes, 12 de marzo de 2019

JESÚS MENDEZ Y MANUEL VALENCIA. T. ALHAMBRA FLAMENCO VIENE DEL SUR 2019

Carlos Grilo, Diego Montoya, Jesús Mendez
 y Manuel Valencia

Única noche jerezana en Granada en el ciclo Flamenco viene del sur 2019 con Jesús Méndez al cante y Manuel Valencia a la guitarra. Al compás, siempre preciso, Domingo Montoya y Carlos Grilo.

Día “señalaito” para nosotros pero hay que reconocer que esperábamos más, y no porque Jesús no cantara bien, sino porque tiene demostrado que puede y sabe dar mucho más. Siendo joven y quedándole un largo camino su voz es ya una de las mejores del panorama flamenco actual. Cantó con conocimiento y fuerza. Sobraba amplificación y al final de la noche por bulerías y por fandangos se escuchó su eco con más claridad y profundidad sin el uso de la megafonía.

Comenzó sólo Manuel Valencia, que nos deleitó con un mini recital entre cante y cante, donde dejó claro que, además de dominar el toque por Jerez, es uno de los punteros de la guitarra actual. Excelente la rondeña y el zapateado, dos temas de su trabajo discográfico Entre mis manos. Le comunicó al respetable que tenía las manos frías, quizá por el ambiente pues la sala no estaba llena del todo, pero no fue inconveniente para demostrar su virtuosismo y su dulzura. Este guitarrista está de enhorabuena por el reciente premio que le han otorgado en el Festival de Jerez.

Hubo saltos en el programa de mano, Jesús  omitió las malagueñas y la soleá, otra vez será. En cambio empezó la noche con bulería por soleá. Martinetes y tonás, taranto, alegrías con compás de Jerez y seguiriyas que ejecutó con gusto, doliéndose y rematando con las cabales de Silverio: “desde la Polverita hasta Santiago...” Si Jesús se levanta de la silla sin terminar no es por desconocimiento ni falta de fuelle, sabemos que no se trata de “cante menor” en palabras de aquel”, sino de un palo significativo, relevante y difícil de cantar.

Al final se soltó interpretando bulerías, de pie y un micro, para entonar letras muy de Jerez y caracoleras. Reconocido “tortainómano” se acordó más de Luis de La Pica que de Juan. Esperemos que en la próxima visita a Granada (tiene dos confirmadas) se rompa y a nosotros nos duela más su eco jerezano.